Wang-Bi y su "banda"

En aquellos tiempos (226-249 dC) vivió Wang-Bi, muerto de peste a los 23 años. Fue el autor de diferentes comentarios en el I Ching y el Tao.

Wang-Bi había sido menos taoísta que su protector Ho-Yan; y también menos nihilista. Wang-Bi era un espíritu positivo, atrapado por la obsesión de su época: la búsqueda del orden mundial perdido. Wang-Bi lo encontró en el orden cósmico: el orden total expresado por los hexagramas del I Ching.

De todas maneras, Wang-Bi perteneció a una denominada “banda de criminales” aparentemente organizada por su protector Ho-Yan. Esta banda, conocida como “Los siete sabios del Bosque de Bambús”, podría ser comparada a algunas bandas actuales, como la desaparecida Baader alemana, o algunas “peligrosas bandas armadas”, tal como los medios de comunicación bautizan a algunos grupos extremistas nacionalistas.

Esta “banda” estaba formada por poetas, músicos, escritores, bohemios... y se caracterizaban por una desmesurada afición al vino, por su deseo de independencia y por su desprecio de la burguesía.

Para algunos chinos, la influencia de esta banda sobre el libro de las mutaciones es más importante que Fu-Shi, Confucio o Lao-Tsé. No eran una banda de locos, como mucho quizás eran como “El idiota” de Dowstoiewski, locos ficticios para poder huir de la locura auténtica de los “maestros” del momento.

Por Arian Botey
Este apunte forma parte de una serie de artículos sobre el I Ching cuyos originales pueden ser consultados, en lengua catalana, pulsando sobre el enlace.